Sindical

Agrupación Metalúrgica Peronista Azul y Blanca

Esta historia obrera que ya excede en los tiempos a muchos de nuestros compañeros, nació el 30 de Abril de 1965, épocas difíciles en el contexto político de ese entonces, donde la estructura de los gremios soportaba los embates del revanchismo de una dictadura que trastocó la armonía Capital-Trabajo sostenida por la política nacional del General Juan Domingo Perón, hasta su derrocamiento en 1955.

Gremios Nacionales y Sindicatos por Empresa.

Precisamente fueron las Organizaciones Obreras Nacionales, las que en aquel entonces supieron y pudieron hacer un frente estructurado contra los avances desmedidos de un Capitalismo Empresarial salvaje, ávido de revanchas contra las Conquistas y Derechos Laborales obtenidos en sus justas luchas; fue tanta la incidencia de su unidad, que en lo político se constituyó en la columna vertebral del Movimiento Nacional Justicialista, distinguiéndose en esas etapas, La Unión Obrera Metalúrgica de la República Argentina, y en su conducción el nombre de Lorenzo Miguel.

No sólo por su representación cuantitativa y su historia, la U.O.M. fue siempre el adalid en la multiplicidad de su acción gremial como política.

Alguien podría decir que esto es historia, pero faltaría a la verdad, porque continúa siendo savia, que retoma vida y recuerda ante las adversidades, que sólo la Unidad Obrera se transforma en Fortaleza Institucional Capaz de Enfrentar la Injusticia.

Nuestra Agrupación Azul y Blanca, surge de una Organización por Empresa, basada en la idea Europea –Democracia Cristiana mediante- (la política, como se ve, no estaba disociada de la Comunidad del Trabajo) y así se exportó a nuestro país y de tal forma la encontramos formada, constituida con todas las debilidades de funcionalidad. La empresa era la que afiliaba al gremio SITRAFIC (Sindicato de Trabajadores FIAT Caseros), la que entregaba su estatuto, convenio, etc.

Nada más extraño para quienes llegaban con otras experiencias en gremios nacionales.

Desde el año 1963 al año 1965, ya en marcha la nueva planta de El Palomar,

comenzó desde chapistería una idea y con ella una acción aglutinadora.

Nuestra Agrupación Azul y Blanca enfrentó y venció al grupo Gremial de la Democracia Cristiana, sustentado por la empresa FIAT CONCORD AUTOMÓVILES, varios períodos de mandatos Estatutarios consecutivos, mostraron a nuestros hombres al frente de SITRAFIC.

Ordoz – Okursati, Ordoz – Curto, Curto – Lema, momento histórico en que una Asamblea General decidió la Unión Fusión que hoy sustentamos como metalúrgicos, estaba la Agrupación con sus hombres al frente de lo que fue el gremio SITRAFIC.

Sucediéndose ya como U.O.M. la responsabilidad conductiva en Curto – Mircovich, luego fueron electos Hugo Curto y Raúl Torres, hasta el momento en que toma licencia Hugo Curto por su cargo público (Intendente) continuando hasta la fecha Raúl Torres.  

Desde aquel entonces, se fueron sucediendo cambios muy profundos en la relación profesional con la empresa: los primeros juicios laborales, la reorganización interna representativa, clasificación de tareas, etc., daban de por sí una imagen real de cambios sustanciales, fortificando la unidad interna y su accionar frente a la empresa.

Los hombres hacen a las instituciones. SITRAFIC pasó de ser un cuerpo amorfo, inanimado, gris, a lo más parecido a una activa institución gremial de alcance nacional, lo que logró concretarse estando en vida el General Juan Domingo Perón, nuestra Unión-Fusión con la U.O.M.R.A. donde su Ministro de Trabajo era un Metalúrgico, el Compañero Otero que rubricó tal resolución. Esto es historia, pero que supimos construir viviéndola intensamente como Unidad.

Para hacer justicia muchos compañeros han puesto no sólo ideas, más que eso, pusieron el alma para todos los cambios obtenidos: Sede Sindical Propia, interrelación con gremios nacionales, Campo Deportivo y Recreativo, Sede de la Agrupación propia, confraternidad familiar en festivales, turismo, apoyo escolar, etc. Nada de esto se conocía, ni siquiera se pensaban como posibles logros, todo fue marcando un perfil de hombres que hoy son públicos, más allá de lo gremial y político, conviven y actúan en su comunidad, y día a día confrontan con una realidad social que exige compromiso.