Perón gana las elecciones presidenciales por tercera vez

El 28 de Junio de 1966 se produjo el golpe de estado cívico-militar autodenominado Revolución Argentina que derrocó al gobierno constitucional (pero con la proscripción del partido peronista) del Dr. Arturo Illia,

Durante los años en los que esta dictadura gobernó nuestro país, con los partidos políticos disueltos y el peronismo proscripto, creció muchísimo la conflictividad política, social y económica. Fracasaron en todos los frentes, provocando en principio la  fuga de cerebros, a la vez que fue creciendo una insurrección popular generalizada, con varias puebladas entre las que se destacaron el Cordobazo y el Rosariazo. En ese clima surgieron las organizaciones guerrilleras.

También tuvieron lugar dentro de las propias filas de la dictadura numerosas luchas internas, que provocaron dos “auto golpes”,  así se sucedieron en el poder tres dictadores militares: Juan Carlos Onganía (1966-1970), Roberto Marcelo Levingston (1970-1971) y Alejandro Agustín Lanusse (1971-1973).

En un estado de desorden generalizado y de fracaso en todas las áreas de gobierno, la junta militar presidida por Lanusse decidió buscar una salida electoral, aceptando la  participación del peronismo, pero con una excepción: el 27 de julio de 1972, la junta de comandantes realizó una modificación al Estatuto de la Revolución Argentina, por medio de la cual “quedaban inhabilitados para ser candidatos” (entre otros )”Quienes no se encontraran permanentemente en el país desde  el 25 de agosto de 1972 hasta la realización del acto eleccionario” sabiendo que Perón no podía volver si no estaban dadas las garantías constitucionales.

Este decreto impedía justamente a la figura más representativa del sentir popular y con mayor poder político real, Juan Domingo Perón, presentarse como candidato a la Presidencia. Era él justamente la única persona que podía controlar el atroz panorama que dejaba el gobierno de la dictadura, con violencia y gravísimos conflictos cruzados, en un contexto internacional muy negativo. El propio Perón comprendió el peligro que significaba conformar un gobierno que dejara al margen a la persona más representativa del país

“Si en las próximas elecciones no se llama a elecciones generales, ofreciendo todas las garantías constitucionales, será difícil evitar la guerra civil… Yo les contesté (a los enviados de Lanusse) que no había trato y que sólo debían llamar a elecciones. Y si quiere Lanusse, que se presente nomás a las elecciones presidenciales, pero yo tengo más posibilidades de salir primer ministro o rey de Inglaterra que Lanusse presidente de los argentinos. Yo seré presidente, no puedo negarme a pesar de mis 76 años”.Juan D. Perón

Por su parte durante la Resistencia Peronista, el compañero Héctor Cámpora había sido designado por Juan Domingo Perón como su delegado personal en Argentina, en 1971. Desde ese cargo, él fue parte de la conducción que reorganizó al Partido Justicialista, ejecutó la Operación Retorno por la cual Perón regresó legalmente al país el 17 de noviembre de 1972 y frustró el plan de la dictadura de realizar elecciones bajo control militar.

A causa de no estar habilitado él mismo a presentarse para las elecciones, el propio Perón designó a  Cámpora como candidato en su lugar a fines de 1972. Durante la campaña un eslogan de autor desconocido ganó las calles. Fue dicho, escrito, cantado y gritado por multitudes que lo hicieron propio a lo largo y ancho del país.: “Cámpora al gobierno, Perón al poder”.

En las primeras elecciones parcialmente libres y democráticas que se realizaban en Argentina desde 1951, el 11 de marzo de 1973, el candidato a Presidente por la Alianza Republicana Federal, hombre de confianza de Lanusse obtuvo el 2.91% de los votos, a su vez el peronismo triunfó en las urnas con un 49,5 % con la fórmula Cámpora – Solano Lima, quienes asumieron sus cargos el 25 de Mayo de 1973 y presentaron su renuncia el 13 de julio del mismo año para llamar a elecciones totalmente libres y democráticas sin la proscripción de persona laguna.

El 23 de Septiembre de 1973 el líder más querido de nuestro país, Juan Domingo Perón, fue electo Presidente por tercera vez con el 62 % de los votos.

Hoy los metalúrgicos recordamos ese día en el que el pueblo trabajador tuvo la respuesta justa y totalmente legítima que tantos años había esperado.