El 12 de diciembre de 1973 asumía por tercera vez la presidencia de la República Juan Domingo Perón en un hecho que hasta el día se considerada inédito. Luego de 18 años de exilio, la figura del Líder se presentaba como el modo de pacificar luego de periodos intermitentes de golpes de estado y dictaduras donde la economía y la política habían estado a la sombra de los ciudadanos.
Con un caudal de votos del 63%, el Justicialismo volvía a ser la esperanza para un pueblo que veía florecer su ilusión en este nuevo tiempo de libertad.