COMISIÓN NACIONAL DE ENERGÍA ATÓMICA

En el día de ayer, se cumplieron 70 años desde el 31 de mayo de 1950, fecha en la que fue creada la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), durante el Gobierno del Presidente Juan Domingo Perón mediante el Decreto Nº 10.936/50, con el objetivo de desarrollar el uso de energía nuclear con fines pacíficos.

Desde sus comienzos la CNEA puso énfasis en la formación profesional en las ciencias y tecnologías asociadas, la creación de laboratorios y en todas las actividades relacionadas con la radioquímica, la metalurgia nuclear y la minería del uranio.

La CNEA llevó adelante la construcción y operación de reactores de investigación y sus combustibles, la producción de radioisótopos y el empleo de las radiaciones ionizantes para diagnóstico y tratamiento médico. Además, con solo dos centrales nucleoeléctricas, el país llegó a producir el 8 % de la energía eléctrica, y el dominio del ciclo de combustible.

Argentina es líder en la región en la producción de radioisótopos. La CNEA produce molibdeno-99, y exporta radioisótopos como el iodo-131 y el cobalto 60, necesarios para el tratamiento de ciertos tipos de cáncer.

Las actividades de la CNEA se desarrollan dentro de un marco legal definido por el Decreto-ley n.º 22 498/56,​ ratificado por la Ley n.º 14.467, y la Ley Nacional de la Actividad Nuclear, promulgada en abril de 1997, con su Decreto Reglamentario n.º 1.390/98. Esta legislación la dota de plena capacidad para actuar pública y privadamente en los órdenes científico, técnico, industrial, comercial, administrativo y financiero.

Además, la CNEA es responsable de la aplicación de la Ley Régimen de Gestión de Residuos Radiactivos (Ley N.º 25 018), y de la Convención (Internacional) Conjunta sobre la Seguridad en la Gestión de los Combustibles Gastados y la Seguridad en la Gestión de los Residuos Radiactivos, refrendada por la Ley n.º 25.279, promulgada en julio del 2000.